Blog

¿Por qué SI viajar con niños?

Debido a mi anterior trabajo tuve la oportunidad de viajar por toda Europa. Y viajar mucho. Algo que me fascinaba de las largas horas de avión y aeropuertos era poder observar en primera fila lo variado de las costumbres y comportamientos de las personas según su nacionalidad.

Una de las cosas que más me llamó la atención desde el primer viaje que hice a un país escandinavo, concretamente a Suecia, fue la facilidad con la que las familias formadas por papá/mamá (con sus posibles variaciones) y 3 o 4 churumbeles de consecutivas edades, se cogían los bártulos y se iban a cualquier parte del mundo de vacaciones. ¡Y tan contentos!

Eso es algo que rara vez verás en una familia de cualquier otra parte de Europa. Y ahora podríamos entrar en debates cómo «es que con el salario de un sueco, ellos se lo pueden permitir» o, «tienen otro tipo de educación, se adaptan más fácilmente a entornos desconocidos»… ¿Saben lo que creo yo? que es una cuestión de costumbres, sin más. Por lo general, no nos gusta complicarnos la vida, y simplemente con pensar en viajar con un bebé o niño pequeño, ya empezamos a sudar y a resoplar. Y si hablamos de hacerlo con dos o más, es que ni siquiera nos planteamos ningún viaje que vaya más allá de coger el coche e irnos al lugar de costa más cercano.

Sin embargo, la industria turística cada vez es más consciente de las necesidades básicas de viajar con peques y pone a nuestra disposición muchísimas opciones que nos hacen la vida más fácil al ir de viaje en familia (de todas ellas hablaré con más detenimiento en próximas entradas del blog):

– Destinos turísticos «family-friendly», cómo Gran Canaria
Alojamientos ideales para familias
– Empresas de servicios enfocados a familias: excursiones o tours, alquiler de equipamiento infantil, servicio de niñeras, etc.
– Productos innovadores para hacer el viaje y la estancia mucho más cómoda para toda la familia como las soluciones que ofrecen Koala Kloud o Trunki.

Además de todo esto, son múltiples los beneficios de viajar en familia y que deberían ser suficiente no solo para que no dejásemos de viajar aunque un peque (o varios) haya llegado a nuestra vida, ¡sino que nos deberían hacer querer viajar aún más!. Entre los que para mi cabe destacar:

  • Se refuerzan los lazos familiares: Con los ritmos de vida actuales, normalmente no dedicamos mucho tiempo a compartir toda la familia junta. ¡Los viajes son una buenísima oportunidad para hacerlo!.
  • Se generan recuerdos felices de vivencias comunes: lo vivido durante un viaje en familia será algo que siempre se recordará con cariño y se rememorará felizmente en las reuniones familiares.
  • Contribuye a que nuestros peques tengan una visión intercultural del mundo y de las personas, lo que les convierte en seres más tolerantes y respetuosos con la diversidad que les rodea.
  • Favorece el aprendizaje y la capacidad de adaptación de nuestros peques a través de las numerosas experiencias vividas durante el viaje.
  • Desarrollan una visión del mundo cómo protagonista del juego, sin necesidad de juguetes o elementos materiales. Cada lugar y cada experiencia son totalmente nuevos y descubrirlos se convierte en un juego en sí
  • Viajar con tus peques te aportará su visión tan particular de las cosas y lugares. Aunque ya los hayas visitado, adaptándote a su ritmo y verlos a través de sus ojos hará que la experiencia sea totalmente distinta a las anteriores y mucho más enriquecedora también a nivel personal.

Y podría seguir enumerando aspectos positivos de viajar con los pequeñajos y hacer un post gigantesco, pero creo y espero que ya haya sido suficiente para convencerles.

¡Comenta si quieres compartir algún beneficio a tener en cuenta de viajar en familia!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *